Roberto Deniz: “Alex Saab es el cerebro financiero de Maduro” – Alejandro Hernández

Roberto Deniz: “Alex Saab es el cerebro financiero de Maduro” - Alejandro Hernández
Roberto Deniz, Comunicador Social y licenciado en Letras de la UCAB, con varios reconocimientos en su trayectoria profesional, periodista de Armando.Info desde el exilio. Cortesía: La Gran Aldea

Si hay un periodista que conoce con detalle el caso de Alex Saab es Roberto Deniz, quien por años le ha llevado el pulso a su red internacional de corrupción. Desde este conocimiento señala que Saab “era como el contable de Nicolás Maduro”, es decir, quien conoce muchos de sus cada vez más opacos movimientos financieros con recursos públicos. Su eventual extradición desde Cabo Verde obligará al empresario colombiano a contar todo lo que sabe o a enfrentar una larga pena en Estados Unidos, de allí la presión y las gestiones que hace el régimen venezolano para impedir que esto suceda.

Publicado en: La Gran Aldea

Por:

El nombre de Alex Saab alcanzó notoriedad en la opinión pública gracias al trabajo de investigación periodística de un equipo de profesionales donde Roberto Deniz ha jugado un papel protagónico. El costo de esta labor ha sido alto. Este periodista venezolano, al igual que sus compañeros del portal Armando.Info, paga el precio del exilio a causa de estas investigaciones sobre una de las más robustas redes de corrupción gestadas de la mano de las autoridades venezolanas, algo que parece finalmente quedar en evidencia dada la férrea defensa del régimen de Nicolás Maduro al empresario colombiano recientemente detenido en su paso por Cabo Verde, al punto de que lo considera uno de sus diplomáticos.

“Es evidente que en lo personal ha sido un costo muy alto y que ahora ni siquiera sé cuándo pueda volver a Venezuela, pero profesionalmente era lo que tenía que hacer”, sostiene en tono reflexivo quien mejor le lleva el pulso al caso de Saab y a su red, que no solo envuelve al entorno cercano de la pareja presidencial venezolana, sino que permeó a lo interno de los partidos de oposición y melló el seno de la propia Asamblea Nacional, como lo demostraron otras investigaciones realizadas por Deniz sobre la actividad parlamentaria que se hicieron públicas a fines de 2019. Se trata de un trabajo arduo, riguroso y de alto riesgo, que recién parece comenzar a rendir frutos.

-¿Cómo empezaron los negocios de Alex Saab en Venezuela?

-Su primer gran negocio con el chavismo llegó con el propio Hugo Chávez a finales de 2011. Fue un contrato por más de 600 millones de dólares para la supuesta construcción de casas prefabricadas y que llevó a Alex Saab a firmar el acuerdo en el Palacio de Miraflores, video que ha circulado nuevamente en las redes tras la noticia de la detención. Ese negocio fue tan opaco como todos los que han protagonizado desde entonces en Venezuela Alex Saab y su socio, Álvaro Pulido Vargas. En su momento fue muy investigado por la Fiscalía ecuatoriana porque desde ese país era que ellos enviarían los materiales para la construcción de las casas y se encontraron irregularidades como exportaciones ficticias. Pero el gran salto de Alex Saab llegó apenas Nicolás Maduro asumió como presidente en abril de 2013. Rápidamente lo benefició con las obras de los “gimnasios verticales” y la asignación de divisas preferenciales en las subastas del Sicad.

“El régimen toca a quien quiera cuando quiera. Con el desmantelamiento institucional que ha sufrido el país, todos los ciudadanos estamos expuestos a arbitrariedades de cualquier naturaleza”

Roberto Deniz

-¿Cuánto dinero ha recibido Alex Saab por los contratos de los CLAP?

-Para ese negocio han utilizado varias sociedades de papel como Group Grand Limited, S.A. (Hong Kong), Asasi Food Fze (Emiratos Árabes) y Mullberry Proje Yatirim. Esos contratos suman alrededor de 1.500 millones de dólares, sólo entre finales de 2016 y 2018. En el caso de los CLAP el agravante es que han sido millones de dólares para comprar alimentos de la peor calidad, como también demostramos en varios reportajes con estudios físico-químicos de la leche en polvo y el atún enlatado. Eso mientras Maduro le decía al país que no había recursos financieros y aquello de “Dios proveerá”.

-¿Cómo pasa al negocio del oro?

-A mediados de 2018 Maduro nombra como presidente de la estatal Minerven a un ex empleado de Saab en Fondo Global de Construcción y la fantasmal petrolera Trenaco, también beneficiada en su momento con un millonario contrato con PDVSA. Es el momento en que Maduro empieza a quemar las reservas de oro del Banco Central de Venezuela, así como a acelerar la explotación del oro del Arco Minero del Orinoco para usarlo como forma de pago, y también para intentar evadir las sanciones financieras de Estados Unidos. Al propio Saab le han pagado con oro que ha terminado en Turquía o los Emiratos Árabes Unidos, que finalmente es vendido en esos países o lo usa para obtener préstamos en los bancos, y así conseguir dinero en efectivo.

-¿Cómo alcanzó ese grado de confianza con Nicolás Maduro y Cilia Flores?

-En los años 2014 y 2015 obtuvo contratos para obras como los denominados “gimnasios verticales” que fueron otorgados por la Fundación Propatria 2000, justamente cuando estuvo dirigida por uno de los hijos de Cilia Flores y el sobrino Carlos Malpica Flores, ex tesorero de la nación. En esa época también Alex Saab y su red se las idearon para sacar provecho de la asignación de dólares preferenciales de las subastas del Sicad. A partir de allí se estrechó la relación hasta el punto de decir en un comunicado de la Cancillería que se trata de una especie de “agente” o diplomático del propio Gobierno. A mediados de 2019, el comunicado del Departamento del Tesoro anunció la inclusión de Saab en la lista de sancionados, y detalla esa conexión con “los chamos”, que son justamente los hijos y sobrinos de Cilia Flores. Pero con la incursión en cada vez más y más operaciones financieras, Saab tenía relaciones con Tareck El Aissami, ahora ministro de Petróleo, o Simón Zerpa, ministro de Finanzas.

-La ruta del avión, donde finalmente es detenido, era hasta Teherán, ¿qué negocios tiene allí?

-Es que también fue el operador de Maduro detrás del negocio de la compra de combustible a Irán. Poco antes de anunciarse la compra de los cinco barcos que ya llegaron al país, Alex Saab había viajado a Irán. Incluso, si uno ve los itinerarios seguidos por el avión en el que lo detuvieron, se comprueba que previamente hubo varios viajes a Irán. Bloomberg publicó hace unos días que ese combustible iraní se pagó con oro venezolano y que Saab fue el operador. Se pudiera pensar que el objetivo del viaje era ese nuevamente y no la compra de alimentos para los CLAP o medicinas, como dice el comunicado de Jorge Arreaza, porque los proveedores de los alimentos usados por Saab han sido fundamentalmente México y Turquía. En el caso de las medicinas, ha sido la India.

Roberto Deniz: “Alex Saab es el cerebro financiero de Maduro” - Alejandro Hernández
“Es evidente que en lo personal ha sido un costo muy alto y que ahora ni siquiera sé cuándo pueda volver a Venezuela, pero profesionalmente era lo que tenía que hacer”.
Cortesía: La Gran Aldea

-¿Cuáles son realmente las implicaciones de su detención y una eventual extradición a los Estados Unidos?

-La captura de Alex Saab es un golpe porque estaba siendo el cerebro y operador financiero del chavismo desde hace tiempo. En ese sentido, Saab era como el contable de Nicolás Maduro que conoce muchos de los cada vez más opacos movimientos financieros con recursos públicos. Con esas empresas de papel que ha ido creando por paraísos fiscales como Hong Kong o Antigua y Barbuda, o más recientemente en jurisdicciones como Turquía y los Emiratos Árabes Unidos, donde montó infinidad de negocios y se han sacado torrentes de dinero de Venezuela, en medio de nuestra peor crisis. Una eventual extradición lo obligará a contar todo lo que sabe o a enfrentar una larga pena en los Estados Unidos, donde formalmente tiene una acusación por lavado de dinero desde 2019, justamente por operaciones financieras relacionadas con ese primer negocio de las casas prefabricadas firmado con Chávez.

-¿Terminará siendo extraditado como esperan los americanos?

-Esa es la intención de Estados Unidos, pero es evidente que el chavismo parece dispuesto a todo para rescatar a Saab. Sólo eso explica que horas después de confirmarse su detención en Cabo Verde la cancillería emitiera un comunicado en el que lo califica como un “agente” del Gobierno y casi que lo elevan a la condición de diplomático. Esa parece la estrategia, la cual tiene una carga de cinismo porque el propio Saab y sus abogados, cuando nos demandaron, argumentaban que ni siquiera conocía a Maduro o que tuviera relación alguna con la venta de alimentos en Venezuela. Ahora resulta que el régimen lo considera un diplomático venezolano.

-¿Cómo queda la estructura de Alex Saab en Venezuela?

-En Venezuela siguen sus socios, en casi todos los negocios, Álvaro Pulido Vargas y Carlos Lizcano Manrique, otro ciudadano colombiano que también es clave en la red de sociedades instrumentales que han levantado. Lizcano Manrique es, por ejemplo, el que maneja la empresa Salva Foods, la responsable de las Tiendas Clap, instaladas en la antigua red estatal de Abastos Bicentenario, un activo que era público pero fue entregado a estos señores por Nicolás Maduro sin ninguna explicación al país. Lizcano Manrique fue también el hombre clave para cooptar a diputados entonces opositores en 2019, con Luis Parra a la cabeza, para viajar a Europa a blanquear los negocios de Alex Saab y a la postre también para el asalto a la directiva de la Asamblea Nacional el 5 de enero.

-¿Pero seguirá funcionando esa estructura?

-Está claro que lo de Alex Saab tendrá un gran impacto, pero en el país se ha desmantelado la institucionalidad y nadie va a investigar estos negocios o estos personajes que se han beneficiado con cientos de millones de dólares durante estos años, que han dispuesto de recursos y bienes públicos sin rendir cuentas ante nadie.

-¿Qué implicaciones puede tener esto en la evolución política?

-Sería interesante saber qué piensan los otros factores de poder del chavismo sobre ese comunicado de la Cancillería en defensa de Alex Saab. Durante años han enarbolado un discurso anti empresarial, pero al señor Saab lo consideran ahora un diplomático venezolano. Más allá de esas reacciones internas, especular con algo más es difícil porque en el país nadie va a investigarlo. Es más, en diciembre, luego de que publicamos el reportaje sobre las gestiones de Luis Parra y el resto de diputados en favor de Alex Saab, el chavismo se mostró indignado ante la “corrupción opositora” y el jefe de la fracción del PSUV, Francisco Torrealba, llegó a decir que si era necesario investigarían también a Alex Saab. Esos mismos ahora dicen que es un funcionario diplomático.

-¿Cuándo Alex Saab demandó a los periodistas de Armando.Info?

-Las notificaciones de la demanda nos llegaron en octubre de 2017, semanas después de haber publicado dos reportajes que ya demostraban la presencia de Alex Saab en el negocio de los CLAP a través de una compañía registrada en Hong Kong de nombre Group Grand Limited. La demanda fue contra mí por ser el autor de los reportajes, pero también contra los tres editores fundadores del portal: Alfredo MezaJoseph Poliszuk y Ewald Scharfenberg.

“La captura de Alex Saab es un golpe porque estaba siendo el cerebro y operador financiero del chavismo desde hace tiempo. (…) conoce muchos de los cada vez más opacos movimientos financieros con recursos públicos”

Roberto Deniz

-¿Hubo algún acercamiento de ellos antes de la demanda?

-Nunca. Para esos primeros dos reportajes de los CLAP los contacté para buscar su versión y uno de los abogados de sus empresas usó la conversación sólo para intentar descubrir qué sabía del tema y borrar las posibles pistas que estaban dejando en el camino y que nos permitieron empezar a demostrar la participación de Alex Saab en el negocio de los CLAP. Ni siquiera solicitaron un “derecho a réplica”, que suele ser lo primero que se hace en estos casos.

-¿Cuándo deciden salir del país?

-Desde el momento que nos llegó la demanda supe que no sería un asunto legal, era muy claro que se trataba de usar los tribunales chavistas como una amenaza para que no continuáramos investigando. Durante semanas evaluando qué era lo que más nos convenía, y a finales de 2017 decidimos que había que salir del país para evitar una “medida cautelar” en nuestra contra, buscar algo de protección, pero sobre todo, continuar documentando los negocios concedidos por Maduro a Alex Saab, como en efecto hemos hecho.

-¿Les entró un fresquito con la noticia?

-Desde que el viernes en la tarde empezó a correr el rumor sobre la detención han sido horas intensas. Es evidente que todo esto supone un reconocimiento a nuestro trabajo de estos años, pero aquí el asunto más importante es que los venezolanos puedan conocer realmente hasta dónde llega el poder y la influencia de Alex Saab en el manejo de recursos públicos, ¿por qué se le han entregado todos estos negocios de forma discrecional?, ¿qué le debe Maduro para ahora elevarlo a la condición de “agente” del Gobierno?, ¿por qué se convirtió en la cabeza financiera del país? El trabajo que hemos hecho en Armando.Info con esta historia, como otras, está basado en el compromiso, la responsabilidad y la rigurosidad. No es un asunto personal, pero lo cierto es que mientras más investigaba, más aparecía la sombra de Alex Saab.

-Dado el costo personal que esta investigación ha implicado para ti, ¿te arrepientes de lo que ha significado este trabajo?

-Desde el momento que leí la boleta de notificación de la demanda de Alex Saab delante de los funcionarios policiales que me la entregaron, supe que sólo había dos alternativas: Callarse o buscar la fórmula para continuar y que todo esto se supiera. Más allá de los temores iniciales y las dudas de los pasos a seguir en un contexto de acoso al periodismo, nunca contemplé la idea de callarme, tampoco los editores de Armando.Info, ni el resto de nuestro equipo. Sin esa confianza, sin esa responsabilidad y ese compromiso no hubiésemos podido seguir adelante. Cuando estábamos en las discusiones para ver qué estrategias debíamos seguir o en reuniones con los abogados, seguía indagando y acumulando información. Estaba claro que esto no era un tema jurídico, sino la amenaza de callarnos. Es evidente que en lo personal ha sido un costo muy alto y que ahora ni siquiera sé cuándo pueda volver a Venezuela, pero profesionalmente era lo que tenía que hacer.

-En Venezuela se habla de presos políticos, se habla de torturas y de persecuciones, pero muchos venezolanos creen que esa es una historia que no toca a quienes no se meten con el régimen, ¿qué piensas al respecto?

-En realidad no es así, diría que es al revés: El régimen toca a quien quiera cuando quiera. Con el desmantelamiento institucional que ha sufrido el país, todos los ciudadanos estamos expuestos a arbitrariedades de cualquier naturaleza, no hay una sola institución que no esté cooptada por la voluntad política y que pueda ejercer de forma independiente la defensa de los ciudadanos. En el caso de los periodistas ya hemos visto que es peor aún porque es el Estado contra el oficio, contra los reporteros, contra cualquier espacio o ventana que no sea controlado por ellos.

-¿Qué significa para ti ser un exiliado?

-Tras poco más de dos años fuera de Venezuela, creo que sigue siendo algo que no he asumido del todo, y uno está en una especie de paradoja permanente. Por un lado ha sido una ventaja haber podido salir a tiempo, antes de cualquier medida cautelar en mi contra, y continuar con mi trabajo en Armando.Info en la distancia. Desde el comienzo esa era una de las preocupaciones al salir: ¿Cómo hacer el trabajo a distancia? Creo que, al menos, en esa dimensión profesional lo he resuelto bien. Pero eso que desde el punto de vista profesional es lo que quiero hacer, quizás no sea del todo favorable en lo personal si no terminas de integrarte del todo a la vida de ese nuevo país. Por ahora, la realidad venezolana sigue mandando en la cabeza.

 

 

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *