Toni Stone, la mujer que sustituyó a Hank Aaron – Mari Montes

Cortesía Prodavinci

Publicado en: Prodavinci

Por: Mari Montes

 

La Enciclopedia Británica registra a Toni Stone así: “Toni Stone, nombre original, Marcenia Lyle, nacida en 1921, en St. Paul, Minnesota, Estados Unidos, y fallecida el 2 de noviembre de 1996 en Alameda, California. Fue una jugadora de béisbol que, como miembro de los Indianapolis Clowns de la Liga Negra Americana, fue la primera mujer que jugó béisbol profesional, como titular, en un equipo de Grandes Ligas”.

 

¿En las Grandes Ligas?

 

Recordemos que en diciembre pasado, el comisionado Rob Manfred otorgó estatus de grandes ligas a las Ligas Negras profesionales que operaron entre 1920 y 1948, así que el nombre de Toni Stone no está incluido entre los 3.400 jugadores de la Negro League porque ella debutó en 1953 con los Indianapolis Clowns (Payasos de Indianápolis) de la Liga Negra Americana. Fue contratada como segunda base, para sustituir a un joven toletero llamado Hank Aaron, quien había sido firmado por los Bravos de Milwaukee para jugar en las Mayores.

 

Aunque MLB solo reconoce las estadísticas e historia de las Ligas Negras hasta 1948, el año siguiente de la llegada de Jackie Robinson a las Mayores (15 de abril 1947), las ligas negras siguieron existiendo y produciendo talentos durante 15 años más. Algunos llegaron a las Grandes Ligas, destacando figuras como la de Aaron.

 

El nombre de Toni Stone, sin embargo, aparece en la lista de las mujeres que se ganaron un puesto en la historia del béisbol. No cuesta imaginar lo difícil que fue para ella, siendo una mujer afroamericana, alcanzar su meta de jugar como profesional.

 

Celebramos el centenario de su nacimiento, recordando su fascinante historia en este Mes de la Mujer.

 

Investigar sobre ella es difícil: hay versiones que se contradicen y reseñas de hechos que no ocurrieron como fueron contados.

 

Sobre las Ligas Negras hay mitos y datos inexactos, en especial en aquellos años donde el rigor en la recolección de registros no era tan estricto.

 

Con Stone pasó algo más, y es que, por razones de mercadeo, la gerencia del equipo decidió cambiar su fecha de nacimiento para hacerla 10 años más joven, y además le agregaron miles de dólares al salario que en realidad le pagaban.

 

Las crónicas de la época y la información disponible confunden, incluso en referencia a sus inicios como jugadora.

 

La enciclopedia Británica dice que: “El amor de Stone por el juego comenzó cuando era niña. A los 10 años jugó en una liga patrocinada por una empresa de cereales y a los 15 años comenzó a jugar con los St. Paul Giants, un equipo semi profesional masculino. Después de graduarse de la escuela secundaria, Stone se mudó a California para vivir con su hermana”.

 

Stew Thornley, de la Sociedad Americana de Investigación del Béisbol (SABR), cuenta: “Incluso los detalles de sus años más jóvenes no están claros. En ‘Women in Baseball: The Forgotten History’, Gai Ingham Berlage escribió: ‘A diferencia de muchas otras jugadoras de béisbol, Stone no había jugado sóftbol primero y luego se cambió al béisbol’. Sin embargo, muchas fuentes, incluidas en la antología de Terri Ann Finneman, ‘The Brotherhood of Baseball’, sostienen que Toni Stone había jugado para el Girls Highlex Softball Club, en St. Paul’”.

 

Es claro que Stone nació en 1921, y que en 1937 jugaba en el equipo semiprofesional Twin Cities Coloured Giants. El cronista Jimmy Lee, en el diario El Portavoz de Minneapolis del 30 de julio de 1937, resaltó: ‘‘El equipo tiene la distinción de tener una lanzadora femenina en su lista. Ningún otro equipo del Noroeste puede presumir de lo mismo. La señorita Marcenia Stone, una joven atleta de 16 años, ha estado haciendo mucho para divertir a los fanáticos con grandes atrapadas y su asombroso poder de bateo”.

 

En una publicación de Joe Swide se lee: “Creció en St. Paul, Minnesota, donde comenzó su carrera a los 10 años, jugando en un equipo de béisbol masculino. Cuando entró en la adolescencia, comenzó a jugar para un club de softbol femenino, luego un equipo de béisbol semi profesional masculino local. Después de mudarse a San Francisco con su familia, en la década de 1940, se unió a uno de los mejores clubes masculinos de la American Legion. Su juego con el equipo American Legion la llevó a su primer contrato profesional con los San Francisco Sea Lions, un club de béisbol integrado por afroamericanos. Luego, en 1949, se fue a Nueva Orleans, donde jugó brevemente para los New Orleans Black Pelicans, antes de saltar a los New Orleans Creoles”.

 

Una breve biografía publicada por la African American Registry asegura: “Muchas personas intentaron disuadirla del juego, incluido su esposo, Aurelious Alberga, con quien se casó en 1950. Era un conocido activista político de San Francisco, unos 40 años mayor que ella”.

 

Lo cierto, y en lo que coinciden los artículos sobre Tony Stone, es que hizo todo para mantenerse en el béisbol por encima de las situaciones que se le presentaron por ser mujer. Debía viajar en un autobús y llegar a hoteles, siendo la única dama, con los mismos desplantes que recibían sus compañeros, con el ingrediente de que se trataba de una dama atractiva. Ella lo tomaba, según declaró varias veces, como si era integrante de una banda de jazz, quienes también recorrían el país en condiciones parecidas. Tenía un gran sentido del humor y estaba decidida a jugar béisbol.

 

Su historia en la Negro League comenzó, como dijimos al principio, en 1953, cuando acordó con los Indianapolis Clowns (Payasos de Indianápolis), en la Liga Negra Americana.

 

En la biografía escrita por Stew Thornley, se destaca: “Stone fue la primera mujer en las Ligas Negras organizadas y, como tal, llamó mucho la atención. Algunas tenían que ver con sus habilidades en el béisbol, pero gran parte de ellas se enfocaban en su lado femenino. Un conjunto de fotografías, una que la muestra con un vestido, saliendo de un automóvil, y otra con su uniforme de Clowns, bajándose del autobús del equipo, en el modelo Ebony de julio de 1953, se publicaron acompañadas por la leyenda: ‘Vestida con ropa de calle, Toni Stone es una atractiva joven que podría ser la secretaria de alguien, pero una vez vestida de uniforme, es toda una jugadora (…) Si bien la mayoría de los fanáticos de los deportes estaban seguros de que los Clowns contrataron a Toni simplemente como una atracción adicional de taquilla, la joven ha sorprendido a todo el mundo, haciendo un trabajo profesional, tanto en la segunda base como en el plato. En su primer juego contra un equipo semi profesional en Elizabeth, Carolina del Norte, recibió una base por bolas y luego impulsó 2 carreras con un sólido sencillo”.

 

Varias crónicas la reseñan como una jugadora que le dio un imparable al legendario Satchel Paige, en un juego de exhibición, pero a la hora de contrastar las fechas en las que se dice ocurrió surge la duda, porque no parece que hayan coincidido en un juego de exhibición en Omaha, en 1953, porque en esos días Satchel Paige estaba con los St. Louis Browns de la Liga Americana. Está demostrado que el 5 de abril de ese año, los Browns estaban en Texas y no jugaron contra los Indianapolis Clowns en Omaha, ni en ningún otro lugar. Sin embargo, es posible que no sea un mito y que Toni Stone haya enfrentado a Paige, pero en otro momento de sus historias, pero no está documentado más allá de la leyenda.

 

Según el trabajo de Thornley: “Después de la temporada de 1954, Stone se retiró del béisbol profesional, su promedio de bateo en 2 años en las Ligas Negras se estimó en .243. Continuó jugando béisbol amateur durante muchos años y luego cuidó de su esposo, AP Alberga, hasta que él murió en 1987, a la edad de 103 años”.

 

Su contrato fue vendido a los Monarcas de Kansas City, el mismo equipo del cual salió Jackie Robinson.

 

Fue sustituida en Indianápolis por otra mujer, Connie Morgan, una buena bateadora que en 2 temporadas rondó los .300 de average. Al final de la temporada de 1954, Morgan se retiró de los Clowns y regresó a la universidad para graduarse en Negocios en 1955. Los Clowns también agregaron a la lanzadora Mamie “Peanut” Johnson, quien se mantuvo hasta 1955, dejando promedio como lanzadora de 33 victorias y solo 8 derrotas. Con el bate acumuló 270.de promedio.

 

Si MLB hubiese reconocido los años posteriores a 1948, cuando ya la integración era un hecho, Toni Stone sería la primera mujer en las “Grandes Ligas” (como la destaca la Enciclopedia Británica), y Connie Morgan y Mamie Johnson le harían compañía.

 

No es así, pero el mundo del béisbol la celebra en este 2021, en el centenario de su nacimiento.

 

En una entrevista concedida en 1991 al San Francisco Chronicle, Stone recordó que algunos de sus compañeros de equipo le decían: “¡Anda a casa y prepárale unas galletas a tu marido!”.

 

Dijo que también tuvo compañeros amables, como Al Lombardi, de los criollos de Nueva Orleans, en quienes podía confiar: “Una mujer también tiene sus sueños. Cuando terminas la secundaria, le dicen a un chico que salga a ver mundo. ¿Qué le dicen a una chica? Le dicen que vaya a la casa y se case con el chico que sus familias eligieron para ella. Eso no estuvo bien. Una mujer puede hacer muchas cosas”.

 

En 1991 fue incluida en el homenaje que hizo el Salón de la Fama de Cooperstown a jugadores de las Ligas Negras, y en 1993 Tori Stone fue elevada al Salón de la Fama del Deporte Femenino de los Estados Unidos.

 

Su interesante historia fue contada en el libro Curveball, The Remarkable Story of Toni Stone, de  Martha Ackmann, que fue llevada al teatro Off Broadway por Lydia R. Diamond. En el programa de la obra estrenada el 23 de mayo de 2019, se lee: “Toni Stone es una enciclopedia de estadísticas de béisbol. Tiene un gran brazo. Y no entiende por qué no puede jugar con los chicos”.

 

La crítica del New York Times destacó: “Nueva York tiene una heroína completamente nueva y otro gran éxito. La nueva obra de Lydia Diamond lo saca del parque con una visión intensamente teatral del mundo de la primera mujer en convertirse en profesional en las Ligas Negras del béisbol. La ganadora del premio Obie, April Matthis, encabeza el elenco de esta divertida y fascinante historia de raza, género, ambición… y una superestrella desconocida que nunca olvidarás”.

 

Este año, cuando los Medias Rojas de Boston designaron a Bianca Smith como coach de Ligas Menores, convirtiéndose en la primera mujer afroamericana que ejerce como técnico en el terreno en la historia de las organizaciones de las Grandes Ligas, se hizo inevitable pensar en los sueños de Toni Stone.

 

Si para las mujeres ha sido empinado lograr posiciones en todos los ámbitos del béisbol, a las mujeres afroamericanas hay que sumarles el obstáculo que tuvieron que vencer en los años de la segregación racial, recibiendo los mismos malos tratos propios del racismo y además el machismo.

 

Por eso se destaca y se subraya cada logro, y debe ser así hasta que no sean una novedad y la igualdad sea un hecho.

 

Mientras tanto, demos a conocer sus historias. ¡A celebrarlas!

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *