El desfile y el error

  El pasado 17 de diciembre se cumplieron 183 años de la muerte de Simón Bolívar. Estamos hablando del más grande de todos nuestros Generales, estamos hablando de un genio del mundo militar y un genio del mundo civil; un genio de la política. Estamos hablando de El Libertador, de el llamado Padre de la Patria. Y en 183 años, después de la muerte de Simón Bolívar, jamás, jamás se ha hecho un desfile militar para honrar su memoria.

  Hugo Chávez, quien salta a la historia del país como un militar felón, como un golpista en una intentona que dejó una buena cantidad de muertos, y es el inspirador directo de una intentona meses después más cruenta aún. El hombre que logró disolver todos los poderes para fundirlos en uno y darle un carácter profundamente personalista a su gestión gubernamental. El hombre que representó 14 años de atraso en la evolución política y económica de nuestro país, es el que recibe un desfile militar en su honor a un año de su muerte.

  Hay una desmesura demasiado grande y grosera en todo esto. ¿Qué se le decía ayer, por lo menos a la mitad del país, a esos 7 millones y tanto que se manifestaron a favor de Henrique Capriles la última vez? Se les decía  ustedes no existen, aquí está este ejercito, aquí está toda la Fuerza Armada, por la gloria del comandante eterno, desfilando para aplastarles. Y si alguno siente que mis palabras son gruesas, pues no, porque son apenas el reflejo de lo que dijo antes del desfile el señor Maduro, embutido en su frac, con todos los símbolos del poder.

  En un momento de violencia, zozobra, de caos nacional, en lugar de llamar a la calma, a la cordura -que es lo que corresponde a cualquier estadista, a cualquier Presidente que piense realmente en la paz del país- Maduro incitó a los colectivos a que disuelvan las guarimbas. Así lo leo en El Nacional: “Maduro ordenó a los colectivos y grupos del PSUV que disuelvan las guarimbas.” Y, además, felicitó a la Guardia Nacional. Ese organismo que se ha vuelto vergüenza de nuestro sector militar, que nos ha expuesto al mundo como unos desaforados, irrespetuosos a mansalva de los Derechos Humanos; ya hemos visto las consecuencias. La prensa hoy nos lo dice: “22 días de protesta y 20 muertos con 1084 detenidos”.

  Y todo este alarde al lado del gran mentor de este desastre que vivimos los venezolanos, el señor Raúl Castro, a quien con toda razón los estudiantes del país declararon ayer persona no grata. Curioso, tanto que le gusta al chavismo acusar a sus opositores de apátridas, y ellos, sin pudor ni vergüenza alguna, nos han entregado a Cuba. El titular de hoy del Nuevo País, se lo atribuyen  a Antonio Ledezma dirigiéndose a Raúl Castro: “Usted nos avergüenza, ustedes se han comportado como los dueños de este país y son corresponsables de la ruina de Venezuela”.

  Ayer, insisto, ese desfile fue una bofetada, un insulto a la inmensa mayoría civil de los venezolanos, independientemente de lo que piensen. En algún momento alguien dijo que Maduro era un error histórico, es un error, sí, pero bastante más que solamente histórico. En otros órdenes también lo es, y es una pena.

Etiquetas:

6 comments

  1. PARA LA REVOLUCIÓN SE ES APÁTRIDA POR INVOCAR LA AYUDA DE LOS PAÍSES QUE DEFIENDEN LA DEMOCRACIA, PERO PARA ELLOS, ES UN ORGULLO SENTIRSE GENTILICIO CUBANO “TRAIDORES AL SENTIMIENTO ESENCIAL DE BOLÍVAR” “TRAIDORES”

  2. RAUL CASTRO FUÉ INVITADO AL AÑO DE CONMEMORACIÓN DE LA MUERTE DE CHÁVEZ PERO ÉL NO VINO POR CHÁVEZ, NI POR MADURO, NI POR BOLÍVAR, PERO SÍ POR LOS BOLÍVARES

  3. Y para completar, según vi en una foto, le puso la banda presidencial de Venezuela a Raul Castro. Me imagino que le diría “ordene mi comandante….”

  4. Los venezolanos nos sentimos hoy en día que estamos sumergido en un abismo, que no encontramos una salida pacifica a esta crisis de ingobernabilidad, e indistintamente de la clase social que pertenezcamos, como padre me pregunto que sera del futuro de mis hijos y de todos los hijos de Venezuela, acaso nadie del gobierno tiene un ápice de sensatez, verguenza y valores, solo Dios lo sabe…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *