La verdadera corrupción

Play La verdadera corrupción

  Uno no sabe si es exceso de corrupción o, sencillamente, exceso de piratería, de ineficiencia, o quizás, una mezcla de todos esos excesos. Leo la edición de hoy de El Sol de Margarita: “Ferry Virgen del Valle II chocó al llegar a Punta de Piedras”. Ese es el mismo ferry que recién inauguró y presentó con mucha pompa Conferry. El diario dice: El nuevo buque de Conferry no puede atracar en puerto insular por falta de un muelle adaptado a sus dimensiones. Este miércoles el barco tocó fondo debido a la poca profundidad de las aguas. En la noche, el ministro García Plaza informó que el ferry zarpará el viernes. Este sería el tercer anuncio de inicio de operaciones en una semana. ¡Y eso que el ferry va sin automóviles! Porque cuando la gente fue a tratar de meter el automóvil le dijeron: “no, todavía no”.

  El diario La Hora, también en la isla, nos dice: “Muelles de Punta de Piedras y El Guamache no aptos para atraque del nuevo ferry”. ¿Es exceso de piratería? Porque, ¿cómo va a ocurrir esto? ¿Cómo usted va a comprar un ferry que no puede atracar? Se parece a las estaciones de bomberos que mandó a construir Juan Barreto, que las hicieron de tal manera que los camiones no entran. Usted lo ve allí, bajando por la Caracas-La Guaira, los camiones están estacionados afuera, no entran en la estación. ¿Por qué no se tomaron las medidas necesarias, o es que estas cosas se hacen a última hora y a dedo, es decir, sin licitación? Y si se hacen sin licitación, ahí ya uno puede sospechar que hay corrupción. Conferry, una empresa ahora nacionalizada, no llega a cubrir ni de lejos la cifra que antes cubría, cuando, con todas sus dificultades, era una empresa privada.

  Hablando de empresas nacionalizadas, hoy Notitarde, en Valencia, nos dice: “El ‘colapso’ amenaza empresas estatizadas”. La coordinadora de la sindical UNT, Marcela Máspero, denunció que el Gobierno “está colapsando” las empresas nacionalizadas, como resultado de “la gestión ineficiente que se ha tenido hasta ahora”. La líder sindical aseguró que en el caso de Lácteos Los Andes, “no existe materia prima actualmente” para producir. En cuanto a Aceite Diana, dijo que “presenta una serie de problemas” vinculados al capital de inversión en las tierras para la siembra de palma africana. “Ojalá que el Gobierno, en la cruzada contra la corrupción, averigüe qué está pasando con esas tierras”.

  El Impulso, en Barquisimeto: “Pulpas de fruta y leche se vencen en depósitos de Lácteos Los Andes. Los trabajadores exigen la intervención de la empresa socialista”. De nuevo, sospecha uno, se mezclan los mismos elementos: ineficacia, piratería y corrupción; sobretodo, corrupción.

  Es bueno subrayar la palabra porque ahora el señor Maduro anda en su supuesta campaña contra la corrupción. Para ello, como saben, ha pedido una Habilitante y dice, según leo en el gran titular de Vea: “Maduro presentará ante la Asamblea Nacional de las pruebas de actos de corrupción”. Para el Gobierno la corrupción está en la oposición, y ya Alberto Barrera en un muy inteligente artículo había dicho: Esto es tan absurdo como que mañana el Gobierno diga, corrupción de la oposición, por ejemplo, en el Ministerio de Finanzas.  La corrupción pasa por el Gobierno, que es el que tiene el poder para manejar y decidir en estos asuntos económicos.

  Ahora, recordarán que Maduro en su estrategia había planteado un debate y Capriles lo asumió de inmediato, dijo: “Como no, es más, ponga usted a Monseñor Mario Moronta, (un obispo con conocida inclinación por la revolución) y que él sea el moderador del debate, busquemos la Conferencia Episcopal como escenario”. Bueno, Maduro ya reculó, ese debate no le va a gustar, no lo va a hacer y ¿qué ha dicho? Lo leo en la página de Unión Radio: “Maduro afirma que el debate por la corrupción ya arrancó”. Es decir, no tiene que sentarse a debatir con Capriles.

  Sería bueno que mantuviese en algún momento la palabra, ¿no? Regreso al diario Vea y leo aquí el colmo de los colmos: “El Nacional y El Universal pretenden destruir el sistema público de salud”. Dos importantes diarios tienen, junto a otros nacionales, una campaña donde nos han mostrado el caos inmenso que reina en la salud pública, en los hospitales; y ahora, según el criterio del Gobierno manifestado en Vea, son estos diarios los que pretenden destruir el sistema público de salud. Es decir, no es la negligencia, no es la piratería, no es la ineficiencia, no es la corrupción del Gobierno lo que ha destruido nuestro sistema de salud, son para variar, los medios.

  ¿Será por eso que los quieren cerrar a todos?

Etiquetas:

5 comments

  1. Maduro es un ciudadano q no sabe expresarse tampoco sabe mantener una conversación y mucho menos siente el mínimo respeto por los demás Su falta de razonamiento lo hace decir una cosa hoy y otra mañana es lamentable porque tiene un cargo muy importante Pienso debería renunciar y dedicarse a vivir como un hombre común y corriente de lo contrario puede disociarse y terminará sufriendo una enfermedad mental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *