Plaza tomada

  El Ministro Miguel Rodríguez Torres y la Ministra Delcy Rodríguez madrugaron hoy. Temprano, cuando todavía el sol no había despuntado, fueron a la Plaza Altamira y desde allí dieron declaraciones. El Ministro, muy serio, decía que no había Gobierno en el Municipio Chacao, por lo tanto ellos decidieron liberar la plaza para que la gente pudiese pasar en paz y estar por allí felices. Que habían detenido a unos cuantos muchachos que revelaron que les pagaban cinco mil bolívares semanales para que hicieran guarimbas, con lo cual, concluyó el Ministro, “esto es terrorismo”. Y dijo que seguirían obteniendo más información de los muchachos. Lo dijo así, con mucha seriedad, como si se sentaran a tomarse un café ellos y los muchachos.

  La Ministra Delcy Rodríguez sí sonreía, sonreía mucho y decía: “Ahora esta plaza es una plaza liberada, una plaza para que vengan los transeúntes a disfrutar de su plaza, todos los habitantes, los vecinos del Municipio Chacao”.

  ¿Cuál era la liberación de la plaza? Desde muy temprano y desde los Palos Grandes hasta la Castellana, todas las inmediaciones de la Avenida Francisco de Miranda, estaban tomadas por militares vestidos de verde, cascos, armas largas, chalecos antibalas, era una zona de guerra. Nunca había visto yo, excepto en un desfile, a tanto militar junto, tanto Guardia Nacional junto. No, no fue liberada la Plaza Altamira, fue tomada militarmente la Plaza Altamira. Y eso de que ahora los transeúntes  pueden venir, los vecinos y caminar tranquilos, mentiras. Todas las personas que pasaban eran paradas por estos guardias, requisados todos los morrales, maletines, en fin. La gente con susto. ¿Quién va a venir aquí? Los únicos que sonreían –bueno, el Ministro no sonreía-, la única que sonreía era la Ministra Delcy porque, ¿quién va a sonreírle a un Guardia Nacional? ¿O es qué acaso un Guardia Nacional le sonríe a uno? Y menos en Altamira. Tomaron por completo la plaza, militarmente tomaron la plaza. ¿Qué va a ocurrir después de esta toma militar? Uno no sabe, pero estamos en una situación muy delicada, peligrosa.

  Al terminar las declaraciones de los ministros, el reportero de canal 8, -que curiosamente andaba con chaleco anti balas, y ¿por qué anda con chaleco anti balas si está liberada la plaza?- dijo: por cierto, el Alcalde Ramón Muchacho todavía no ha llamado al Ministro Rodríguez Torres (una hora más tarde el Alcalde se reuniría con los ministros en plena plaza. Allí informó que se trataba de un contingente de mil efectivos militares). Luego le dieron el pase al estudio, donde un locutor, un tanto pendenciero él, empezó hablar del “desgobernador de Miranda”. Esa es la manera como que se ve el país desde el poder.

  Y se ve de una manera tan curiosa y empañada, que cuando Capriles le dice a Maduro, sí, como no, yo puedo debatir con usted, Maduro le responde -leo en El Tiempo de Puerto la Cruz-: “Si viene con respeto yo lo recibo, pero si viene de bravón (sic) nada. Además es un cobarde que no tiene carácter y sí tiene doble moral”.

  ¿Por qué será que el señor Maduro no puede abrir la boca sin insultar? ¿Por qué? ¿Qué será lo que tiene por dentro?

Etiquetas:

3 comments

  1. Respecto a la ultima linea del articulo, refiero unas lineas del Poema Clase de Andres Eloy Blanco: “Venezuela, la de Sucre, de Bolivar y Urdaneta, La que tiene algo y no se sabe donde, si en la sangra, en la leche o en la Placenta, que el hijo vil se le eterniza dentro y el hijo grande se le muere afuera”.

  2. Esta exposición es claramente lo que sentimos los venezolanos que estamos siendo desconocidos y acusados de todo lo que al gobierno se le antoje sin ningún pudor. Que frustración da ver como se gasta el dinero de los venezolanos en mantener esta fuerza armada bañda de miseria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *