Las elecciones deben ser libres – Editorial de Analítica

Publicado en Analítica

Uno de las conquistas principales de la humanidad ha sido la instauración de la democracia en numerosos países y, si bien, como decía Churchill, “la democracia es el peor de todos los sistemas políticos, con excepción de todos los sistemas políticos restantes”, no se ha descubierto otra modalidad de gobernar que asegure para los ciudadanos un adecuado respeto a las leyes y a la constitución, ni que les garantice el mínimo necesario de convivencia y de justicia social.

La pretensión de la ANC de convertirse en el ente supremo que puede decretar el cómo y el cuándo se pueden realizar elecciones en nuestro país, no solo proviene de un ente cuya legitimidad de origen ha sido cuestionada, tanto en Venezuela como en gran parte de la comunidad internacional, sino que como si eso no fuese en sí suficiente para desconocer su decisión de convocar a elecciones presidenciales anticipadas, lo hace sin las garantías necesarias para que estas sean transparentes, equilibradas y que todos los venezolanos puedan tener el tiempo requerido para inscribirse en el registro electoral, tanto en el pais como en el exterior.

Ante este simulacro electoral apresurado, en una fecha que se adelanta 9 meses a la transmisión de mando que deberá ser en enero de 2019, solo en el supuesto de que se imponga la reelección presidencial podrá funcionar, ya que de lo contrario cómo podría ser la convivencia con un Presidente electo enfrentado a uno en ejercicio, y además con la eterna espada de Damocles de la ANC encima de su cabeza.

La inmensa mayoría de los venezolanos desea que la crisis del país se resuelva de manera pacífica y democrática, pero para que ello ocurra es requisito indispensable que se respete y se cumpla lo dispuesto en la Constitución y las leyes vigentes, que establecen los términos y condiciones de cómo y cuándo se puede celebrar una elección presidencial.

Nada distinto a ello fue lo que propusieron los cancilleres en la negociación fallida en Santo Domingo, y que ha sido reiterado por el Grupo de Lima, los EEUU, la Unión Europea y por vastos sectores institucionales de nuestro país.

Nicolás Maduro debería entender que la Constitución y las leyes no están por debajo, sino por encima del cargo presidencial y que la ilegítima ANC no las puede modificar o alterar conforme a su caprichosa voluntad. No se puede estar a la vez en democracia y dictadura. Es hora de decidir en qué sistema político estamos, si estamos en democracia  lo que prevalece es la ley, si no lo estamos, entonces según nuestra Constitución vigente es una obligación de todos los venezolanos luchar para restablecerla.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *