Lo que viene

publicado el 28/02/14 por Ana Forero en El espacio de mis amigos Etiquetas:, , ,

Por: Argelia Ríos

Todo está mutando. Después de esta sacudida, nada volverá a ser lo queArgelia_R_os era. Las protestas originaron un quiebre. En este instante, la revolución y la MUD encaran a un país que tiende a empujar, a cada uno de los polos, hacia un replanteamiento del manejo del conflicto interno.

 Dos hechos narran el nuevo estado de cosas. Por una parte, el enfriamiento de los apoyos populares del gobierno -que no tienen el frenetismo del pasado-, y por la otra, la honda aprehensión que ha anidado en un amplio segmento del país opositor, respecto de las rutas que hasta ahora se le han planteado. La novedad salta a la vista: una evidente indocilidad está interpelando a las dirigencias de ambos campos, exigiéndoles abandonar sus respectivas zonas de confort.

 La indiferencia del país bolivariano ante lo que Maduro ha denunciado como un “golpe de Estado”, se ubica en el escepticismo que el chavismo de a pie posee hoy frente a los burocratizados conductores de la revolución. La otra cara de la moneda no es tan distinta: el repertorio argumental del elenco opositor también está sufriendo su propio desgaste, lo que ha implicado alteraciones en la acogida de sus mandos.

 Tal vez es temprano para hablar de una crisis terminal de representatividad, pero es indiscutible que ninguno de los auditorios se siente por entero complacido con sus líderes. El recelo del chavismo ante la hiperpolítica revolucionaria -que los relega del listado de prioridades-, marcha a la par de los recelos del país opositor que se ha lanzado a las calles. Las dos masas se hallan insatisfechas y contrariadas.

 Mientras una apreciable fracción del pueblo revolucionario descree de las competencias de Maduro y Diosdado, otra del campo democrático ha dejado de creer en aquello que la mantenía esperanzada. La ruta electoral, la acumulación de fuerzas, la necesidad de una “oferta superior”, hoy representan verdades quebrantadas por la certeza, amplia y creciente -incluso entre los chavistas- de que el gobierno jamás cederá posiciones de poder por vías pacíficas y civilizadas.

 Detrás de esas cortinas está la respuesta a la pregunta que todos se hacen por estos días. “Lo que viene” dependerá de los canales que los dos grupos de escépticos adopten para intentar redimirse. En ambos prima el descontento por los “paños calientes”. Por mucho tiempo podrían simplemente rumiar juntos sus malestares. Pero no sería absurdo que, sin proponérselo, terminen amalgamados, coincidiendo en un cortante “que se vayan todos”. En ese caso, producto de la frustración, estaríamos ante una muy inesperada forma de reencuentro entre los venezolanos y una inevitable profundización de la crisis… La pelota rebota sin control sobre las canchas de la política, donde acecha la antipolítica.

[email protected] / @Argeliarios



WP_Post Object
(
    [ID] => 19349
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2014-02-28 18:01:35
    [post_date_gmt] => 2014-02-28 18:01:35
    [post_content] => 

Por: Argelia Ríos

Todo está mutando. Después de esta sacudida, nada volverá a ser lo queArgelia_R_os era. Las protestas originaron un quiebre. En este instante, la revolución y la MUD encaran a un país que tiende a empujar, a cada uno de los polos, hacia un replanteamiento del manejo del conflicto interno.

 Dos hechos narran el nuevo estado de cosas. Por una parte, el enfriamiento de los apoyos populares del gobierno -que no tienen el frenetismo del pasado-, y por la otra, la honda aprehensión que ha anidado en un amplio segmento del país opositor, respecto de las rutas que hasta ahora se le han planteado. La novedad salta a la vista: una evidente indocilidad está interpelando a las dirigencias de ambos campos, exigiéndoles abandonar sus respectivas zonas de confort.

 La indiferencia del país bolivariano ante lo que Maduro ha denunciado como un "golpe de Estado", se ubica en el escepticismo que el chavismo de a pie posee hoy frente a los burocratizados conductores de la revolución. La otra cara de la moneda no es tan distinta: el repertorio argumental del elenco opositor también está sufriendo su propio desgaste, lo que ha implicado alteraciones en la acogida de sus mandos.

 Tal vez es temprano para hablar de una crisis terminal de representatividad, pero es indiscutible que ninguno de los auditorios se siente por entero complacido con sus líderes. El recelo del chavismo ante la hiperpolítica revolucionaria -que los relega del listado de prioridades-, marcha a la par de los recelos del país opositor que se ha lanzado a las calles. Las dos masas se hallan insatisfechas y contrariadas.

 Mientras una apreciable fracción del pueblo revolucionario descree de las competencias de Maduro y Diosdado, otra del campo democrático ha dejado de creer en aquello que la mantenía esperanzada. La ruta electoral, la acumulación de fuerzas, la necesidad de una "oferta superior", hoy representan verdades quebrantadas por la certeza, amplia y creciente -incluso entre los chavistas- de que el gobierno jamás cederá posiciones de poder por vías pacíficas y civilizadas.

 Detrás de esas cortinas está la respuesta a la pregunta que todos se hacen por estos días. "Lo que viene" dependerá de los canales que los dos grupos de escépticos adopten para intentar redimirse. En ambos prima el descontento por los "paños calientes". Por mucho tiempo podrían simplemente rumiar juntos sus malestares. Pero no sería absurdo que, sin proponérselo, terminen amalgamados, coincidiendo en un cortante "que se vayan todos". En ese caso, producto de la frustración, estaríamos ante una muy inesperada forma de reencuentro entre los venezolanos y una inevitable profundización de la crisis... La pelota rebota sin control sobre las canchas de la política, donde acecha la antipolítica.

[email protected] / @Argeliarios [post_title] => Lo que viene [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => lo-que-viene [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2014-02-28 18:01:35 [post_modified_gmt] => 2014-02-28 18:01:35 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=19349 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 3 [filter] => raw )

3 Responses to “Lo que viene”


Itamar Vielma
28 febrero, 2014 Responder

Creo que los líderes de ambos lados (oficialista y opositor), están enfrentando una encrucijada donde la mejor salida son los acuerdos, que desde hace más de 15 años no vemos, acuerdos que si se quiere debería la oposición persuadir al oficialismo, siendo la realidad que ni un lado ni el otro están teniendo un resultado favorable a sus objetivos. No creo que con la presión de “una conferencia televisada de paz” pueda darse el escenario adecuado, sin embargo la simpatía opositora demanda más “presencia” en éste supuesto diálogo televisado.

Heriberto Valles
1 marzo, 2014 Responder

Por mas contradictorio se destaque; la gran anti política vivida hasta hoy en día, ya adolescente, ha derivado en una política. Si definimos a la política, como costumbres consecutivas que persiguen un fin, podemos evaluar que tal fin se podría en causar en dos fundamentales intereses, los cuales son, administrar esos esfuerzos para propia opulencia o para la común prosperidad. De ser el segundo cause, muy probablemente las vividas u observadas rebeldes manifestaciones fuera inexistentes; por ende es evidente que vivimos el sometimiento de la egoísta administración primeramente descrita, que a pesar de ser una anti política, ha sido su particular política. Semejante a la de los hermanos Castro impuesto al pueblo cubano, como también la vivida en la aproximación de los siglos IX y XIII en la Europa occidental dominada por el sistema FEUDAL. Cualesquiera sean los ejemplos; tanto los antes descritos y actualmente presenciados, como otros en diferentes latitudes resisten, su común denominador es y será valerse de la noble e inconsciente IGNORANCIA de sus compatriotas.

Jose Benmaman
31 marzo, 2014 Responder

“En ese caso, producto de la frustración, estaríamos ante una muy inesperada forma de reencuentro entre los venezolanos y una inevitable profundización de la crisis”: Quizas no se profundice la crisis; quizas se resuelva; sin la intermediación de los genios que nos trajeron hasta donde ahora nos encontramos! Recuerde que los chavistas no son extraterrestres sino que vienen del deterioro progresivo de los partidos tradicionales; no es del todo descartable este feliz escenario donde pudiéramos vivir todos sin caer en extremismos defensivos como los que actualmente asumen los que hoy gobiernan temerosos de perder el poder que les tomo decenas de años !

Dejar un comentario


error: Content is protected !!